Manteca Karité

Publicado el 2014-11-29

  • Manteca Karité

En Europa, el fruto del árbol del karité es utilizado para la composición de muchas preparaciones cosméticas, pues esta manteca es muy rica en vitaminas y sustancias nutritivas, teniendo propiedades regenerantes. Protege la piel del sol y del frío, mejora la circulación, disminuye las arrugas y desarrolla una acción cicatrizante.

Su característica exclusiva, el secreto que hace que sea un producto único es su altísimo contenido en «insaponifiables» (del 12 al 18 por ciento), fundamentales para mejorar la tonicidad de la piel, en particular para el mantenimiento de la elasticidad natural de la misma. Su uso está recomendado, por ejemplo, durante el embarazo porque previene la aparición y la formación de estrías. Durante la lactancia previene la formación de grietas en el pecho y protege al bebé de enrojecimientos de la piel por la fricción de los pañales, pudiéndolo aplicar cuantas veces sea necesario.

Es muy adecuada para tratar los labios resecos por el frío y las pieles irritadas, es muy efectiva para las articulaciones de codos y rodillas, dedos de los pies, talones y uñas, por lo que es muy recomendable para antes y después del ejercicio deportivo. El karité aportará una recuperación más rápida del músculo mejorando el drenaje y la eliminación de toxinas . Además elastifica la piel y suaviza las callosidades en un par de aplicaciones.
Actúa como potente agente protector y regenerador de cabellos secos, estropeados o dañados por el sol. Masajearemos aplicando directamente el karité. Luego se envuelve la cabeza con una toalla húmeda durante 15 minutos. Posteriormente, lavaremos el cabello. Sobre el pelo se puede aplicar como un bálsamo capilar o como abrillantador después de que esté seco. La manteca del karité restaura la estructura capilar, aportando brillo, suavidad y volumen.
La manteca de karité destaca por su intenso y duradero poder hidratante sobre el rostro y el cuerpo. Mejora la elasticidad de la piel por sus propiedades nutritivas y su alto contenido en vitamina F, componente vital de las membranas celulares. Ha substituido a otras grasas utilizadas en ciertas preparaciones cosméticas. En estado puro y sin mezclar con otros productos presenta un aspecto sólido (entre mantequilla y cera ) y un tacto untuoso, al aplicarla sobre la piel la recubre de un film invisible que la protege y evita su deshidratación.
Es un anti-irritante por excelencia, lo que convendrá a las pieles que enrojecen con facilidad, con tendencia alérgica o couperosis, y para los que están mucho tiempo acostados, previniendo la aparición de llagas.
Combina perfectamente con otros aceites vegetales y con aceites esenciales, lo que nos permite obtener cremas y pomadas para cada necesidad.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario